Cuando una obra termina es necesario contratar un equipo especializado en limpieza
final para que los espacios queden perfectos y luzcan como nuevos. ¿Por qué? Porque la construcción deja mucho polvo y suciedad. Si no son removidos adecuadamente pueden causar problemas futuros a quienes habiten el espacio. En Real Steam te damos toda la información.

Existen dos tipos de limpieza de obra. La primera es la limpieza gruesa. En ella se realiza el retiro de todo tipo de excedentes de construcción y escombros. De esta manera las áreas quedan tanto ordenadas, como limpias.

Después de esta sigue la limpieza fina. En esta, también llamada limpieza a detalle se busca que las áreas queden limpias y relucientes. Con la limpieza fina ya no debe de haber ni manchas de pintura, ni desperdicios. Las superficies quedan uniformes tanto en textura, como en colores.

Finalmente, la obra se puede apreciar en el momento de la comercialización. Está lista para habitarse. Si quieres de limpieza de obra final, te invitamos a contactarnos. En Real Steam somos expertos.